"Y quién no tiene un amor,
y quién no goza entre amapolas."

Alejandra Pizarnik

miércoles, 10 de junio de 2009

El humo ciega tus ojos



Me preguntaron cómo sabía
si mi amor era de verdad
Yo por supuesto contesté que
"algo aquí dentro no podría ser negado"

Dijeron "algún día descubrirás
que todos los que aman están ciegos"
Cuando tu corazón está ardiendo,
debes darte cuenta que
el humo entra en tus ojos.

16 comentarios:

Vivian dijo...

Ayyyyyy, Ginger y Fred… Viéndolos bailar parece como si más que bailar flotaran, como si en lugar de pisar el suelo bailaran sobre nubes.
La canción de “El humo ciega tus ojos” me parece una de esas canciones que consigue emocionar siempre, no sólo por la melodía, sino también por la letra, me gusta el pedacito que escogiste para colgar en el blog.

Un beso

Myra dijo...

Le tengo mucho cariño a esta canción porque se escuchaba mucho en mi casa cuando era pequeña. A mi madre le gustaban, le gustan, mucho Los Platters y siempe sonaba algo de ellos en casa. Si además la bailan esta maravillosa pareja, pues ya tocas el cielo.

Gracias, Viv. Un beso.

antonio dijo...

Acabo de descubrir tu blog con grata sorpresa.
Espero que me dejas un huequito para leerte
Gracias

Myra dijo...

Antonio, aquí tiene un huequito todo el mundo. Hasta los papas-fritas.

Gracias a ti.

dexter dijo...

Esmouk get in your aissssssss

Pues sí, es una maravilla ver bailar a estos dos. Y con esa maravilla de canción, bufff, gracias por tener este huequito, guapa.

Jevennnn, aiimmmm im jevennnnnnnnnnn

Myra dijo...

Y con tu potente voz de baturro, Dex.

Besitos..

Anónimo dijo...

Me gusta mucho más esta versión instrumental que la de los Platters, que encuentro algo amilbarada. El tema me encanta, por supuesto. Quién pudiese bailar así, viéndoles, parece hasta fácil, es lo que tiene hacer algo con gracia, que parece al alcance de cualquiera.

Estoy con Viv, el fragmento de la letra que has escogido es precioso. A casi todos no ha cegado alguna vez el humo que surge cuando el corazón está en llamas. Fuego apasionado que se traduce en una visión distorsionada de la realidad, en locura que quema. Es deliciosa esa sensación, es tan arrebatadora y tan intensa que no hay nada igual. Pero son las brasas las que desprenden el verdadero calor de amor, esas que hay que cuidar para que sigan ardiendo. Iba a decir atizar, pero suena un poco mal, no?

Es que pones unas cosas tan bonitas y tan románticas que una ha de ponerse a tono para contestar...

Un beso!
Mul

Myra dijo...

Mul, como te oiga mi madre decir que la versión de los Platters es almibarada te excomulga. Aunque creo que precisamente eso a ti te daría bastante igual. Yo creo que las dos versiones son bonitas teniendo en cuenta la materia prima tan especial y tan única. Me alegro que también a ti te haya gustado la parte de letra que he escrito.

Besos humeantes.

Anónimo dijo...

Todo el blog es almibarado.

Anónimo dijo...

Algunos podrían saborear aquí un poco de la dulzura que les falta, para no tener que ir escupiendo por ahí la (mucha) hiel que les sobra.

Bórralo si quieres, Gema
Un beso
Mul

Myra dijo...

No, ya borré una vez otro comentario también muy agradable y luego me arrepentí de haberlo hecho, así que menos aún voy a borrar un comentario tuyo.

Besos y gracias.

Anónimo dijo...

Me encanta este blog almibarado. Será que uno es tonto, sentimentaloide y frívolo ( lo de mono casi que no tanto y mucho menos rubio ).
Desde luego no soy intelectual soso más feo que picio (eso si que no). Ea y sobre el particular está todo dicho, a quien le guste que lo disfrute y el que no a criar estrellas.

Llevo ya dos o tres entradas a las que no he llegado, las leí, busqué un rato para un comentario y me atrapó la siguiente...esta no puedo dejarla pasar.

Fred (sobre todo él) y Ginger me emocionan, son (es) la elegancia. No se qué suena, ni si son Los Platers o es instrumental, ni si la letra es bella o dice tacos.
Solo veo llegar a una pareja, bajan unas escaleras, se deslizan, levitan, vuelan, se mecen. Son olas de un mar tranquilo, son brisa, son el vaivén de una mecedora de abuelo, son los movimientos acompasados de una cuna infantil. Saltan, suben la escalera, desaparecen de la escena...Y entonces me doy cuenta de que estoy mirando un ordenador en mi oficina y la realidad reaparece.
Difícilmente podría ser más cursi o almibarado pero es imposible que os describiera más fielmente mis sensaciones.

Será el humo en los ojos o el corazón en llamas, pero a veces uno llora por las cosas que le hacen disfrutar. Este blog me lo hace a mí.

Vuestro afectísimo, National Geographic Reporter.

Myra dijo...

Gracias, Kinkaid. Te he echado mucho de menos. Siempre desapareces cuando más te necesito. Días rojos, rojísimos. Pero te leo, y consigues dibujarme una sonrisa. Pensé en ti cuando excogí esta entrada. Sé lo que te gustan Ginger y Fred. Imagino que a los dos nos trasladan a días de tv en blanco y negro. Sábados de Sesión de Tarde presentada por Alfonso sanchez y demás recuerdos bonitos. Yo creo que ellos fueron algunos de los culpables de que me enamorara de esas películas clásicas. Música y baile. Vestidos que se movían al compás de balies maravillosos. Clase a raudales en cada movimiento. Salas de baile. Química. Esa que tú y yo tenemos. Como tú dices, es bonito llorar a veces por cosas que te emocionan de puro disfrute.

Gracias. Francesca.

Myra dijo...

Excogí? creo que es con s, pero es que a mí me suena mejor con x...

Anónimo dijo...

No será un lapsus freudiano? Eso de ex(cogí) me suena a mí a que un vez cogiste (ehto... léase en argentino).

Qué tiempos aquellos...

Besos dulces
Mul

Myra dijo...

Ay que no lo he pillao, Mul. Ya sabes que además de moñas soy algo lenta para pillar las cosas. Pensando en el adjetivo que le pone a mi blog Anónimo he llegado a la conclusión que la culpa va a ser de tanto melocotoón en almibar que comí de pequeña. Y esto es en serio, eh?. Cuando iba con mis padres y hermanos a comer por ahí, simpre pedía de postre melocotón en almibar. De hecho se convirtió en la típica frasecita que aún hoy se comenta en comidas familiares y tal:" La niña, melocotón en almibar". Hasta que llegó un día en que cuando me fue a preguntar el camarero que quería de postre contesté:"hoy paso de melocotón". Esta frase todavía se hizo más popular porque fue todo un notición.
En fin la culpa, el melocotón en almibar. Un día le voy a dedicar una entrada.

Besitos